Archivo por meses: julio 2015

#LaFotoTaurinaDeHoy #FamososEnLosToros #ElPiojoHerrera

EL PIOJO HERRERA

A propósito de la destitución de su cargo, sin duda con el sueldo que ganaba y con el mucho tiempo libre que tendrá a partir de ahora, el ex-entrenador de la Selección Mexicana de Fútbol, Miguel “El Piojo” Herrera, tendrá más tiempo para ir a barrera de primera fila de sombra a La Plaza México, nada más esperemos que no vaya a sostener un mano a mano con Rafael Herrerías porque entonces sí van a salir chíspas.

SE RETAN ANTE LAS CÁMARAS NOVILLEROS TAPATÍOS: CASANUEVA VS DE ALBA Y GÓMEZ VEGA VS ROMÁN MARTÍNEZ

Ya está AL AIRE el VIDEO REPORTAJE de Alternativa Network, con los 4 novilleros tapatíos que delante de las cámaras se retaron a ver quién era el mejor dentro del serial novilleril en su segunda edición, Descubriendo Un Torero, y el resultado fue que Gómez Vega retó a Román Martínez a ver si tenía el valor suficiente para meterse en sus novillos y hacerles quites, así que no tardo ni perezoso Román cantó el reto al aire en la misma entrevista.

Por su parte Arturo De Alba Floyd trae cuentas pendientes con Carlos Casanueva y afirmaron que las van a solucionar como hombres dentro del ruedo para ver de qué cuero salen más correas. Calientito se pone entonces el arranque de Descubriendo Un Torero en la Plaza El Centenario de Tlaquepaque para este sábado 1 de agosto.

CARGANDO LA SUERTE, LA LECTURA SUGERIDA DE ALTERNATIVA NETWORK

CARGANDO-LA-SUERTE-VIAJE-INICIATICO-POR-UNA-ANDALUCIA-TAURINA__m

www.magazinepasion.com

Fue Ortega y Gasset quien dijo que «la historia de las corridas de toros revela algunos de los secretos más recónditos de la vida nacional española durante casi tres siglos».
El presente libro viene a profundizar en esta idea. Bajo la apariencia de un libro de viajes, entre el ensayo y la crónica periodística, Cargando la suerte narra las andanzas de un equipo de rodaje por los caminos y los cosos andaluces, a la vez que propone una reflexión sobre el pasado histórico, la «fiesta nacional», el casticismo, el folklore… En suma, un trayecto por el imaginario colectivo del país, con el ritmo trepidante de una road movie.

Raúl Peña es director de cine, guionista y realizador de cine documental. Su primera experiencia literaria, Destino solar. Realidad y mito del Egipto faraónico, trataba de un descenso por el Nilo donde se reflexionaba sobre la aparición del monoteísmo judeo-cristiano a partir de la herejía de Ajenatón.

En Cargando la suerte, al hilo de un trayecto por las tierras y plazas andaluzas, propone un original ajuste de cuentas con los mitos y fantasmas de su propio país.

LA REINA DEL PASO DOBLE, ESTRELLITA CASTRO

estrellita-castro-embrujo-gitano-serie_imagenGrande2

www.pasionmagazine.com

Estrella Castro Navarrete, conocida como Estrellita Castro nació en Sevilla un 26 de junio de 1908, llegando a ser una cantante y actriz española que supo cantar géneros tan variados como la copla, pasodoble o el tango.
Era hija de un pescadero gallego y la menor de once hermanos. A partir de los once años asistió a la academia del maestro Realito y para poder pagarle realizó las tareas domésticas de su casa.

Con doce años actuó por primera vez delante de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. Figura decisiva en sus comienzos fue el mítico torero Ignacio Sánchez Mejías, éste se percató rápidamente de las maravillosas dotes de la niña en un festival benéfico, hasta le llegó a regalar una moneda de oro.

Fue la auténtica creadora de lo que hoy se conoce como canción andaluza y sus canciones alcanzaron gran popularidad en los años 30 y 40, aportando resortes flamencos a los cuplés, que eran afrancesados, haciéndolos más andaluces y españoles.

“María de la O”, “Mari Cruz”, “Los tientos del reloj” o “María Magdalena” son otros de los éxitos de la Castro. Aunque en su mayoría de carácter folclórico, tocó gran cantidad de estilos y fue la cantante más larga en su época. Cantó zambras, boleros cubanos, mazurcas e incluso tangos. No obstante destacó como intérprete de pasodoble, llegando a ser bautizada como «la reina del pasodoble»

En febrero de 1962 la actriz y cantante sevillana recibe la Medalla al Mérito en el Trabajo.

La artista también tuvo mucho éxito en el mundo del cine, su verdadero debut cinematográfico tiene lugar en 1935, año en el que rueda Rosario la Cortijera. Rodó cuarenta películas, casi todas de tema folclórico, entre las que destacan Suspiros de España, El barbero de Sevilla y Mariquilla Terremoto, todas ellas rodadas en Alemania.

Su dilatada carrera artística terminó con una ostensible carencia de facultades en sus últimos años, lo que hizo que decayese el mito de Estrellita Castro. No obstante, fue una artista muy querida y respetada por el pueblo español y por sus compañeras por su importante influencia en la canción española. Pasó los últimos años de su vida junto a su compañero sentimental, Demetrio Corbi. Cuando éste muere se vio sumida en una profunda soledad que le fue más llevadera gracias al apoyo de su compañera y amiga Marifé de Triana.

Estrellita Castro muere en Madrid un 10 de junio de 1983. Fue enterrada por expresa voluntad con el caracolillo sobre la frente, fue su signo distintivo, al igual que la mantilla española era su prenda favorita.

Según el músico cartagenero García Segura,2 el origen de ‘Suspiros de España’ sería el siguiente:

El Maestro Álvarez Alonso ofrecía conciertos animando las veladas del café La Palma Valenciana, en la calle Mayor de Cartagena. Una noche, al terminar su actuación, enseñó a sus amigos una melodía en forma de pasodoble que había escrito sobre una mesita del café, y que pronto fue acogida con alborozo por su clara inspiración.

En su recorrido nocturno, se detuvo ante la confitería España, ubicada frente al café de sus actuaciones, y observando una confitura típica llamada “suspiros” (avellanas caramelizadas), se inspiró para bautizar “Suspiros de España” a su nueva partitura.

El pasodoble fue estrenado por la Banda de Música del 3.er Regimiento de Infantería de Marina (actualmente Tercio de Levante) dirigida por Ramón Roig y Torné, el día del Corpus Christi de 1902 en la plaza de San Sebastián de Cartagena. Las ordenanzas militares impedían que el Maestro Roig cediera la dirección para el estreno a Antonio Álvarez Alonso, su buen amigo y autor de la obra, dada la condición de civil de éste. Una placa conmemora la efeméride en el lugar del estreno.

En los exilios provocados por la Guerra Civil Española y posteriores, el pasodoble “Suspiros de España” simbolizó la nostalgia del país perdido.

EL SURGIMIENTO DEL TOREO A PIE

plaza-de-toros-640x640x80-1

www.magazinepasion.com

El toreo a pie surgió cuando la nobleza, fascinada por los usos y costumbres versallescos traídos por Felipe V de Borbón (1700-1746) o bien por cortesía hacia el rey, que consideraba la Fiesta un espectáculo bárbaro y cruel, abandonó las plazas y el toreo a caballo.
Entonces el pueblo, la plebe, aprovechó la oportunidad, saltó a la arena, se apoderó de la fiesta y creó el toreo tal como hoy lo conocemos. Era el primer paso de la revolución que, apoyándose en el motín de Esquilache (1766), alumbraría luego en el siglo XIX (1808, 1836 y 1868).

Durante el primer tercio del siglo, hasta 1733 cuanto más en Sevilla, los varilargueros, los conocedores y mayorales de las ganaderías, sucedieron a los señores; pero a partir de esta fecha el matador de a pie se impone indiscutible en el favor del público.

la Fiesta que estuvo así presente en los fastos de la Monarquía, como lo fueron la coronación de Carlos III en 1759 y la boda del Príncipe de Asturias en 1765. Por eso durante el reinado de Carlos III se construyen dos de las plazas más antiguas y monumentales que aún existen: las de las Reales Maestranzas de Caballería de Sevilla (1761) y de Ronda (1784). Algunos, como el maestro Barbieri y el libretista José Picón en Pan y Toros, vieron en esta nueva actitud una manera de apartar al pueblo de la cosa pública.

En 1761 aparecen los primeros carteles de toros: de 1763, anunciando la inauguración de la temporada en Sevilla, es el más antiguo que se conserva. Y en 1771 fallece el gaditano José Cándido, el primer torero de fama muerto en la plaza cuyo nombre conocemos. Fue en El Puerto de Santa María y el pueblo lo cantó en coplas:

En er Puerto murió er Cándido
y ayí remató su fin,
le mató un toro de Bornos
por salvar a Chiquilín
y a otro día siguiente
salieron toos los toreros
vestíos de negro.

Por esos años sobresalen los empleados del matadero de Sevilla, situado en el arrabal de San Bernardo, al otro lado de la muralla, particularmente la dinastía Costillares, cuyo oficio y proximidad a los toros les da el conocimiento necesario para la invención de la suerte de matar.

No obstante, en aquel tiempo la fiesta era tumultuaria, sin orden ni reglas, tanto que la autoridad tenía que recuperar el espacio festivo con la ayuda de un piquete de tropa que hacía el despejo; luego intervenían los toreros al azar de la oportunidad y practicaban la suerte que mejor conocían haciendo ostentación de fuerza, valor y osadía, como aquel Martín Barcaiztegui Martincho, vizcaíno o navarro, que retrató Goya.

Hasta que en Sevilla apareció Joaquín Rodríguez Costillares (1743-1800), hijo y nieto de toreros, antiguo empleado del matadero como todos los suyos, que al sistematizar y reglamentar el toreo inventó la corrida moderna.

Organizó las cuadrillas de toreros, que antes se contrataban por la empresa de la plaza, disciplinando su actuación y sometiéndolas a las órdenes del matador, convertido así en patrón y director de lidia.

Estableció los tercios de la lidia, de varas, de banderillas y de muerte. Inventó la suerte primordial del toreo de capa, la verónica.

Mejoró el uso de la muleta dotándola de eficacia para la lidia y de hondura artística.
Inventó la estocada a vuela pies o volapié. Porque había toros que llegaban aplomados al final de la lidia y no se podían matar en la suerte de recibir, única conocida. Entonces Costillares, en vez de esperar una dudosa embestida, se fue hacia ellos con el estoque y la muleta por delante; la muleta para hacerlos humillar y el estoque para hundirlo en el hoyo de las agujas.

Finalmente modificó el vestido de torear estableciendo la chaquetilla bordada, con galones de oro para los maestros y de plata para los subalternos, el calzón de seda y la faja de colores.