CON UNA TARDE LLENA DE GRANDES FIGURAS SE DESPIDE DE LOS RUEDOS “LA CAROLINA”

Macarena Sabado

Por Miguel Ángel Manzanares Niño (Alternativa Toros Radio Colombia)

Con uno de los carteles mejor confeccionados de la temporada grande, siendo una apuesta importante de la empresa, al reunir tres figuras de primerísimo nivel en el escalafón taurino internacional: Sebastián Catella, Alejandro Talavante y Miguel Ángel Perera, alternando con el diestro nacional Sebastián Vargas, de una excelente presentación en ruedos colombianos y de América; se dio inicio a la tercera corrida de la feria de Medellín 2015.

En general una tarde llena de detalles que iban desde la despedida oficial de la ganadería antioqueña “La Carolina” que después de 34 años, con ocho toros, decía adiós a los ruedos; pasando por la modificación de orden de lidia a causa de los compromisos internacionales de Alejandro Talavante, tomando el turno de Sebastián Vargas; hasta la poca concurrencia al coso de la Macarena, una situación inexplicable si se tiene en cuenta el alto nivel que presentaba el cartel.

Sin embargo, en punto de las cuatro de la tarde, con más de media plaza llena se dio inicio a la corrida más esperada de esta temporada taurina de Medellín; que presentó un Sebastián Vargas inspirado cubriendo el segundo tercio, un Talavante que se congestiono con el acero dejando un sabor agridulce en los tendidos;  un Castella que con su toreo valiente y de entrega refrendo el cariño que le tiene la afición de Medellín, y un Miguel Ángel Perera que mostró porque ha ostentado dos años seguidos el título de triunfador de la temporada Europea.

Los toros de “La Carolina” de buena presentación, serios de cara y con excelentes hechuras; que en términos generales se dejaron hacer, 5 de ellos de gran factura, incluso uno fue premiado con la vuelta al ruedo, mientras que los demás, con mayor complejidad en la embestida probaron la paciencia y el temple de los diestros. En términos generales un buen encierro, que dio fe a su origen y que desafortunadamente debió haber dejado más apéndices y triunfos a los alternantes, que no tuvieron claridad y contundencia con el acero.

Con el permiso de la presidencia encabezo la lidia el extremeño Alejandro Talavante, debido a la imperiosa necesidad de trasladarse, terminada su presentación, a la ciudad de México D.F. donde al día siguiente alternaba con Rodrigo Santos (Rejoneador), Fermín Rivera y Sergio Flores. Al primero de su turno (Reportero 453 Kg)  lo saludo  por Chicuelinas en el centro de ruedo con gran suavidad; tras el paso al caballo ejecuto Tafalleras rematadas con una media; inició su  faena de muleta  por estatuarios, seguidos de tandas por naturales, luego por derechazos en el centro del ruedo; cerrando por manoletinas con mucha verdad; en la suerte suprema pincha en la primera, logrando al final una buena estocada que se vino a menos tras demora al doblar, debido a la ineficiencia del puntillero que hizo levantar al toro en varias ocasiones, siendo descabellado en últimas. Palmas para el toro y saludo desde el tercio para Talavante.

El segundo de su lote (Altanero 475 kg.), fue un toro  alegre de salida pero con una embestida dudosa, frenándose a la mitad del viaje y muy reservón, que pasó sin pena ni gloria por el capote;  con la muleta el extremeño inicio toreando al redondo para ligar por el toreo al natural, sin embargo el toro no mostro fijeza  impidiendo la ejecución de  su toreo profundo y de arte; con el acero, logra un estocada defectuosa que no hace mella en la fortaleza del toro, su cuadrilla no logra retirar la espada, y opta por el descabello donde pinchazo a pinchazo escucha el tercer aviso y ve cómo se le va vivo de las manos el animal. Se retira de la plaza en medio de ovaciones matizadas por pitos.

Continuaba en turno el torero Cucuteño Sebastián Vargas; el  primero de su lote (Carmelo 494 kg), fue un toro que de salida, se frenaba y distraía demasiado, pero que poco a poco, y gracias a la experiencia de Vargas  que opto por halarlo hacia los medios se fue amoldando, logrando una excelente ejecución de las Chicuelinas;  en varas un excelente puyazo del bogotano William Torres, poniendo en pie a los asistentes, que con sus palmas reconocieron el trabajo del varilarguero; en el segundo tercio Vargas se muestra inspirado logrando buenos pares de poder a poder y al violín; en la muleta el toro se entregó con fluidez por el pitón derecho, prestándose para unas buenas tandas; mientras que  por la izquierda el toro le exige más tiempo y espacio impidiendo la ligazón; con el estoque fallo en dos ocasiones obteniendo al final una buena estocada; siendo premiado con palmas.

El segundo de su lote (Zorrillo 495 kg) fue un toro que de salida mostraba condiciones, empleándose en el capote, y permitiendo el lucimiento con los palitoques, donde Vargas pone un par al violín, y ejecuto  el meritorio para de Calafia; desafortunadamente con la muleta el toro se viene a menos, refugiándose en las tablas y huyendo de la confrontación, Vargas busca fijarlo dejándole la muleta en la cara y con ello logra buenos pases por la derecha; su esfuerzo se diluye con el acero donde logra una buena estocada, pero sin la muerte necesaria obligándole a usar el verduguillo, Silencio.

En tercer lugar el Francés Sebastián Castella, encontró en su primer turno a (Echador  496 kg) un toro de gran lamina que remato  muy bien en el caballo,  sin embargo paso por el capote sin novedad, mostrando una embestida por alto, con más agresividad que casta;  en el segundo tercio los rehileteros hacen un trabajo ejemplar, siendo obligados a desmonterarse; con la muleta Castella logra ligar unos buenos pases al natural, alargando la suerte con lentitud; por el pitón derecho el toro no muestra la misma ligazón, lanzando trompicones; empero Castella se mete entre los pitones exponiendo de más dando alardes del valor que le caracteriza; con el acero se nota incomodo resbalando la espada en el primer intento y pinchando en el segundo, cerrando con una estocada de mediana calidad pero efectiva. Palmas para su actuación.

En el segundo de su lote (Sirviente 497 kg) Castella se dispuso a buscar el triunfo, saludando por verónicas de excelente factura, tratando de llevar a más a un ejemplar que si bien poseía fortaleza y transmisión, carecía de bravura y ligazón; con la muleta logro buenos derechazos en el centro del ruedo; rematando con lentos y muy largos naturales; al momento de matar, pincho en dos ocasiones antes de lograr la estocada certera; aunque el público exigía como premio la oreja, el presidente negó la solicitud conformándose con las palmas.

Cerraba el cartel, Miguel Ángel Perera, que en su primero (Flechero 455 kg),  encontró un toro alegre de salida pero sin fluidez en el capote; con los palitroque susto a Juan Sierra, en el primer par; la lidia se vino a más en la faena de muleta mostrando gran temple por la mano derecha; y embraguetándose al  toro por el pitón izquierdo, ganándose los ¡olés! del respetable, toreando con suma delicadeza con las zapatillas clavadas en la arena; con la espada picha en la primera pero en su segundo intento corona una estocada ladeada pero de certero efecto, reclamando como premio una oreja, del excelente toro de vuelta al ruedo.

En su segundo turno (Sombrito 506 kg) encontró un toro manso, el de menor condición del encierro; que no se ocupó en el capote; con la muleta logró hilar unas excelentes tandas por la derecha; antes de ver como se rajaba el toro; acelerando el momento de la muerte, en el que con media estocada pasaporto al último del festejo, dando fin a la última corrida de la dehesa de “La Carolina”.

La Feria continúa el próximo viernes 13 con un interesante cartel encabezado por Diego Urdíales, Manuel Jesus “El Cid” y rematado por el Colombiano Guerrita Chico, con toros de Santa Bárbara, que los tendidos se llenen y que Dios Reparta Suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *