Roca Rey, entre el arte y la temeridad.

Por Miguel Ángel Manzanares Niño
Jefe Editorial Alternativa Network Colombia.
1915582_1701421620076399_6479658322587042284_n
(Fotografía David Osorio Giraldo)

Dentro de los múltiples matices que hacen excelso el arte taurino,se encuentra la posibilidad latente de morir, el valor y dominio del miedo ante la fuerza desbordada de la naturaleza y el mismo instinto de supervivencia. Pocas veces en esta época de comodidad para las figuras, de amaño con lo cómodo y selección del toro para el triunfo, se encuentra un torero que sin limites se arriesgue a darlo todo en cada tarde, impregnar de miedo los tendidos y de temeridad el ruedo; justo eso fue lo que logró Andres Roca Rey el día de ayer en Cañaveralejo, emocionar a los asistentes, tocando su sensibilidad con esa mezcla entre artista y temerario que es propia de las grandes figuras.

Con un aforo cercano a los dos tercios de plaza, inicio la tercera de abono en Cañaveralejo, el insumo principal, lo aportaron cinco toros de Paispamba, de buena presentación y comportamiento, salvo el sexto, y un toro de Fuente La Peña, que pese a prometer mucho de salida se vino a menos en la muleta siendo despedido entre los pitos del respetable; de luces se vistieron: David Fandila “El Fandi”, Andres Roca Rey y Posada de Maravillas, quien debutaba en la plaza de Cañaveralejo y en ruedos americanos.

David Fandila “El Fandi” abrió el festejo frente a “Harapo” (464 kg.), un toro colorado de buenas condiciones en el capote, fortaleza en el caballo y noble embestida, al que “El Fandi” logro sacar algunos pases interesantes con la muleta, con la espada una estocada trasera y desprendida pero certera que le hizo acreedor de la primera oreja de la tarde; en su segundo turno encontró a “Felipe” (518 kg.), un toro listón de excelentes condiciones, recio en el caballo, logrando tumbar de la cabalgadura al buen varilarguero Luis Viloria, con la Muleta la faena inicio con gran emotividad logrando una excelente figura toreando al redondo de rodillas, emocionando a los asistentes. Sin embargo “El fandi” no comprendió las buenas características del toro, que exigía un toreo de mano baja; pasaporto el toro con una excelente estocada que le hizo acreedor a una oreja. Poco arte, mucha entrega y emoción.

Andrés Roca Rey , frente a “Curioso” (474 Kg.), con el capote mostró variedad y arte; su faena de Muleta inició por cambiados por la espalda muy ceñidos, buenas tandas por la derecha con los pies clavados en la arena, la figura recta y firme de un torero de valor; el punto culminante se dio al final de su presentación en donde se encierra contra las tablas de rodillas poniendose a disposición de los pitones del astado, logrando pasar por donde muy pocos lo hacen, imponiendo valor por encima de estilo, en un gesto de entrega pero poca ortodoxia. con la espada, estocada fulminante que le permite reclamar las dos Orejas. El segundo de su lote, “Maloso” (540 Kg.) fue el más pesado del encierro, pese a ello mostró movilidad de salida, acudiendo bien al capote, recibió justo castigo en la Vara de Rafael Torres, aplaudido por el respetable, un excelente par de banderillas de Ricardo Santana, que saludo desde el burladero; con la muleta Roca Rey, se mostró correcto en el inicio pero a exceso de pases, el toro termino parándose; con la espada, tras pinchazo logra pasaportar correctamente, haciéndose a un tercer apéndice.

Posada de Maravillas No logro maravillar al publico de Cañaveralejo, en parte por la poca condición de su lote, sin lugar a dudas lunar en un encierro que a comparación con lo visto en los primeros dos días, si estuvo a la altura de una plaza de primera; y en otra por la falta de voluntad y convicción. Con el primero de su lote, “Andaluz” (440 Kg.), un toro de Fuente la peña, no se le vio a gusto, sin poder hilar el toreo a la muleta, enfrentando a un toro que si bien mostraba condiciones, con la muleta se vino a menos, apresurando la espada; silencio para el torero, pitos para el toro; frente a “Culpable” (512 Kg.) un hermoso toro chorreado, se mostró mas comodo en el capote, sin embargo con el paño carmesi, mostró poca convicción dejando incluso que se le desarmará, con el acero se complicaron las cosas escuchando un aviso.

Para resaltar: La excelente dirección de lidia de David Fandila “El Fandi”, maneras que no puede perder el toreo, pues es arte y el arte aunque libre, tiene sus reglas.

Para reflexionar: El limite entre el valor y el tremendismo, entre el arte y el show.

Resumen de la corrida.

David Fandila “El Fandi”: Oreja en cada turno.
Andrés Roca Rey: Dos Orejas / Oreja.
Posada de Maravillas: Silencio / Silencio.

Esta tarde mano a mano, Julian Lopez “El Juli” frente a Luis Bolivar, con los toros del Dr. Miguel Gutierrez, desde ahora se presagia una lluvia de orejas sobre el coso de Cañaveralejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *