MARBELLA PARA SILVETI, TOCA PELO

mar

Este domingo 24 de agosto, el diestro Diego Silveti ha toreado en la plaza de Marbella (Málaga), donde ha dado una buena tarde, a pesar de que en el complicado quinto ha fallado con la espada lo que le ha imposibilitado salir en hombros por la Puerta Grande. Se ha lidiado una seria corrida de Las Monjas, cuajados y bien presentados, dando mejor juego los lidiados en los tres primeros puestos, siendo el sexto el más complicado del encierro. El resultado de los toreros fue el siguiente: Juan Bautista, oreja y oreja; Diego Silveti, oreja y silencio; y José Carlos Venégas, oreja y oreja.

Buena resultó la faena de Diego Silveti en el segundo toro de la tarde, un ejemplar con nobleza y calidad que le sirvió al diestro mexicano para mostrarse muy bien con las telas, tanto con el capote, con el que brilló, como con la muleta. Fue en este último tercio cuando la movilidad y la nobleza del astado le sirvió a Silveti para cuajar una buena faena. Por los dos pitones hubo muletazos de entidad, calando con fuerza en los tendidos de la afición marbellí. Tras una estocada paseó la oreja.

El que hizo quinto no le dio apenas opciones, pues fue el toro más complicado de la tarde. Con genio y dificultades no le puso las cosas fáciles a Silveti. No obstante, el mexicano se esforzó en una labor de mérito, en la que sacó muletazos de mérito. Pero al no acertar con la espada perdió una más que segura oreja, por lo que no puedo acompañar a sus compañeros por la puerta grande.

Juan Bautista cortó una oreja a cada uno de sus toros, con los que se mostró con seguridad y un clásico concepto del toreo. El diestro francés aprovechó la nobleza de los astados y se mostró a buen nivel. Lo mismo que José Carlos Venégas, que toreó con las secuelas de una reciente cornada en Madrid, por lo que tuvo que hacer un serio esfuerzo. A su primero le cortó una oreja, y otra más al sexto, con lo que completó una buena actuación.

El próximo compromiso de Diego Silveti será el 4 de septiembre en Torremolinos, con el rejoneador MIguel Moura y el diestro Manuel Díaz “El Cordobés”, ante un encierro de la ganadería de La Palmosilla.

Deja un comentario