UREÑA SACA EL ALMA EN MADRID

foto7

Paco Ureña ha redondeado lo que, de no ser por los aceros, habría sido una tarde de Puerta Grande. Entregado y técnico, consiguió meter con paciencia en la muleta al complicado tercero. Con temple y clase, cuajó una gran faena, a pesar del barro que se pegaba a los vuelos de su muleta, al extraordinario sexto. Pinchó a los dos antes de enterrar las estocadas. Oreja de mucho peso a la muerte del sexto.

Manuel Escribano, muy entregado, lució con los palos, sobre todo con el cuarto, ante el que expuso mucho. Con la muleta, ninguno de sus dos toros tuvo mucho motor y sus labores, muy correctas, no llegaron a trascender.

Iván Fandiño, con un lote muy deslucido, no tuvo ninguna opción.

Deja un comentario